Menú Close
terapia de pareja

Terapia de pareja: qué es y algunas señales de que podéis necesitar este tipo de terapia

Las relaciones amorosas, aunque llenas de momentos gratificantes, pueden enfrentar desafíos que ponen a prueba la fortaleza del vínculo. La terapia de pareja emerge como un faro de esperanza en medio de las tormentas relacionales, ofreciendo un espacio para la reflexión, la comunicación y la reconstrucción.

En este artículo, explicaremos qué es la terapia de pareja y las señales que pueden indicar la idoneidad de esta modalidad de terapia.

¿Qué es la Terapia de Pareja?

La terapia de pareja, es un enfoque terapéutico diseñado para ayudar a las parejas a comprender y superar conflictos en su relación. Implica la participación conjunta de ambos miembros de la pareja, con el objetivo de que el vínculo vuelva a ser un espacio seguro para ambos.

Terapia de pareja: qué es y algunas señales

Señales que Indican la Necesidad de Terapia de Pareja

1.    Dificultades en la comunicación:

La falta de comunicación efectiva o la comunicación violenta pueden generar malentendidos constantes y resentimientos. Se manifiesta cuando la interacción entre los miembros de la pareja se torna ineficaz o conflictiva.

La terapia de pareja ofrece un espacio seguro para mejorar estas habilidades, fomentar la expresión abierta y comprender las necesidades del otro. En el espacio terapéutico identificaremos los fallos que se pueden estar dando en el proceso comunicación, los aspectos clave que no se están verbalizando y formas no violentas de comunicación que tengan en cuenta las necesidades emocionales de la otra parte, entre otros muchos aspectos.

Puedes leer este artículo de nuestro blog en el que hablamos cómo desarrollar una comunicación eficiente.

2.    Conflictos Persistentes:

La presencia de conflictos recurrentes que no encuentran solución, creando un ambiente tenso y desgastante. Revelan dificultades en la gestión de conflictos dentro de la relación. La terapia aborda los patrones repetitivos en la dinámica de pareja, proporcionando estrategias para identificar, aceptar y/o gestionar las diferencias de manera saludable. Al aprender a manejar los desacuerdos de manera constructiva, la pareja puede fortalecer la base de su relación y avanzar hacia una convivencia más armoniosa.

3.    Distanciamiento Emocional:

Una creciente brecha emocional entre los miembros de la pareja, expresada a través de la frialdad, la falta de conexión o la evitación. En terapia, se exploran las razones detrás de este distanciamiento y se trabajan herramientas para acercarte a la realidad del otro miembro de la pareja. Restaurar la conexión emocional es esencial para revitalizar el vínculo y construir un ambiente de comprensión y apoyo mutuo. Si notas cierto distanciamiento en tu relación, te recomendamos que leas este artículo, seguro que te servirá de ayuda.

4.    Falta de Intimidad:

La disminución o ausencia de intimidad afecta a la conexión emocional, a la comunicación y el bienestar general de la relación. La falta de intimidad, indicadora de la necesidad de terapia de pareja, puede manifestarse de muchas formas, aunque la más evidente suele ser la falta de contacto, acompañamiento y/o ausencia de encuentros sexuales. La terapia aborda estas áreas, proporcionando un espacio seguro para explorar las barreras que impiden la cercanía entre los miembros de la pareja y desarrollar estrategias para revitalizarla. En trabajo en la conexión íntima es crucial para el bienestar general de la relación.

5.    Cambios y desigualdades en los Roles de pareja:

Alteraciones significativas en los roles y responsabilidades dentro de la relación, generando tensiones, disfuncionalidades y desequilibrios de poder. La terapia aborda estos roles, proporcionando estrategias para negociar y ajustar las posiciones y tareas de cada uno dentro de la pareja de manera equitativa. Al establecer nuevas dinámicas y reevaluar las posiciones de los miembros de la pareja dentro de la relación, la pareja puede construir un ambiente donde ambos se sientan valorados y comprendidos.

6.    Infidelidades o incumplimiento de pactos dentro de la pareja:

La revelación de una infidelidad puede ser un punto de quiebre, pero la terapia puede ofrecer un espacio para la reparación si ambas partes están dispuestas. La ruptura de los acuerdos establecidos dentro del modelo de relación que se haya elegido (pareja monógama, abierta, poliamorosa, etc.) pueden suponer un punto de no retorno dentro del vínculo de pareja. En terapia, se exploran las causas subyacentes, se abordan las emociones y se ofrece un espacio de reparación. La terapia ofrece un espacio para la reparación, permitiendo a la pareja trabajar hacia una relación más fuerte o hacia una toma de decisiones que permita el bienestar de ambos miembros de la pareja.

  • Dificultades en las relaciones sexuales

En muchas ocasiones, se visibilizan las carencias de la pareja o algunos malestares subyacentes (individuales o de pareja) a través de malestares en los encuentros sexuales (disfunciones sexuales, disconformidad de los miembros de la pareja en cuanto a la frecuencia de los contactos sexuales, sensación de falta de disfrute, dificultades en la comunicación, explorar prácticas diversas, necesidad de acompañamiento para establecer nuevos acuerdos en la pareja, etc.). La calidad de la relación no se mide por la cantidad de encuentros sexuales que se produzcan, sino por la calidad de estas interacciones y los cuidados en esta área. El área sexual representa una poderosa herramienta de comunicación y expresión dentro de la pareja, además de un lugar de placer y juego compartido que puede fortalecer el vínculo en muchos aspectos.

Conclusiones

La terapia de pareja pretende constituir un espacio de cuidados para aquellas relaciones que enfrentan malestares recurrentes o quieren mejorar la calidad del vínculo a largo plazo. Al ofrecer un lugar seguro para la comunicación abierta y la reflexión compartida, esta forma de terapia se convierte en una herramienta para quienes buscan reparar, reconstruir y fortalecer sus relaciones.

Al reconocer las señales que indican la necesidad de intervención y al abrazar el proceso terapéutico, las parejas pueden descubrir nuevas formas de comprenderse mutuamente, superar los obstáculos y construir un futuro relacional que respete las necesidades y bienestar individual y compartido. Si quieres hablar con un profesional, contacta con nosotras, estaremos encantadas de poder asesorarte.

Julia Rodríguez Alonso
Psicóloga social y sanitaria. Colegiada M-35472 en el Colegio Oficial de la Psicología de Madrid.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Si te ha gustado este contenido, ¡compártelo!

Copiar al portapapeles

Copiar